¿Cuál es la diferencia entre un jefe y un líder?

23 julio, 2021, 0 Comments

¿Cuál es la diferencia entre un jefe y un líder?

Imagínate que estás empezando tu propia empresa y ocupas un cargo importante, en este caso necesitas personas que te ayuden para que la empresa funcione. Tienes una tarea súper importante y tú como la cabeza principal necesitas dirigir tu propia empresa. Ahora bien, depende de tus actitudes que definen si eres un jefe o un líder, y es aquí donde te enseñamos la diferencia.

Para empezar con las diferencias, un líder es una persona o individuo que inspira a otros, es decir, tiene la capacidad y habilidad de influir en los demás, en este caso de su equipo de trabajo. Un gran ejemplo de empresa líder es HubSpot, y es por eso que las personas la eligen para hacer crecer su organización.

Un jefe es una persona o individuo que ocupa una posición de poder con respecto a la otra, es decir, no influye, sino que es una figura de autoridad, ocupa el cargo que se le ha asignado y utiliza ese poder para ordenar su equipo de trabajo.

¿Cuál es la diferencia entre un jefe y un líder?

¿Dirige o guía?

Un líder guía a su equipo de trabajo, inspira y alienta a sus compañeros a que sean mejores en su trabajo, a que sigan creciendo profesionalmente y les brinda la confianza y el respeto necesarios para que lo puedan lograr. El líder llega primero que todos.

Un jefe dirige a sus subordinados o empleados, es “el que manda” y necesita sentir que está a cargo del equipo para sentirse bien. El jefe también carece de capacidades de liderazgo, tiene falta de empatía, sólo quiere sacar el trabajo adelante. El jefe llega puntual. Ésa es la diferencia entre un jefe y un líder.

Entusiasmo VS Miedo

El líder, así como influye más allá de su autoridad, también crea e inspira ese entusiasmo en su equipo de trabajo para que estén mucho más motivados y por ende pueda tener mejores resultados.

En cambio, el jefe siembra ese miedo, ya que puede llegar a amenazar a su empleado cuando éste no esta haciendo las cosas bien o simplemente porque “él manda”. En consecuencia, el equipo de trabajo puede llegar a tener resentimientos o simplemente no sacar el trabajo adelante por esos mismos resentimientos.

Da soluciones VS Busca culpables

Un líder proporciona soluciones, es decir si existe algún problema lo aprovecha como un área de oportunidad, para después hacer ajustes en el proceso.

En cambio, si existe algún problema en el trabajo, un jefe busca culpables. Al jefe lo único que le interesa es ver resultados positivos. Así pues, a la hora de tener un problema lo primero que hace es buscar culpables.

¿Tiene un equipo de trabajo o empleados? (Yo VS nosotros)

La diferencia entre un jefe y un líder se enfoca en el «YO» VS «Nosotros», aquí te lo explicamos:

Si tienes un equipo de trabajo y estás orientado a resultados grupales, entonces eres un líder. Éste se enfoca en “nosotros”, es decir en su equipo. Si hay resultados positivos, el mérito del líder es el mérito del equipo de trabajo. El líder se preocupa por las personas y es empático.

 

Si sólo te enfocas en ti, si dices “YO”, y estás orientado en resultados individuales, entonces eres un jefe. Si hay resultados positivos, el mérito del jefe es suyo. El jefe se preocupa por las cosas y utiliza a las personas.

Asigna tareas VS Da ejemplo

Un jefe asigna tareas y hace que éstas sean una obligación, esto puede que frustre al equipo de trabajo y en ocasiones no se motiven para terminar el trabajo.

En cambio, un líder da el ejemplo, utiliza la creatividad y trabaja junto con su equipo de trabajo, así como también escucha puntos de vista de los demás. Él sirve como un punto de apoyo.

Finalmente…

Recuerda que es sumamente importante mantener una buena relación con tu equipo de trabajo, ya que permite un mejor desarrollo profesional y es un ganar-ganar para todos.

Recuerda también mantener siempre una comunicación efectiva tanto con tu equipo de trabajo como con tus clientes. Tú como cabeza principal de tu empresa necesitas ver más allá, no te conformes, sé empático, sé ese guía que tu equipo de trabajo necesita.

No te quedes estático. Busca alternativas y soluciones a los problemas, inspira compromiso, así como entusiasmo y confianza. No presumas éxitos, compártelos con los demás y verás como tu empresa crecerá cada vez más.

Sabemos que conlleva mucha responsabilidad guiar a un equipo de trabajo y que puede ser abrumador, a veces no podemos administrar nuestro tiempo y que sentimos que no nos alcanzan las horas en el día. Si te pasa esto, te recomendamos que leas nuestra publicación sobre cómo administrar el tiempo de forma efectiva.

Ahora que ya aprendiste un poco más sobre las diferencias entre un líder y un jefe, ¿cuál quieres ser tú?

Deja un comentario