Errores más comunes de un emprendedor y cómo evitarlos

20 julio, 2021, 0 Comments

Errores más comunes de un emprendedor y cómo evitarlos

En esta ocasión, te compartimos algunos de los errores más comunes de un emprendedor y cómo evitarlos. ¿Por qué? Imaginemos lo siguiente:

Llega el lunes y estás muy emocionada/o por tu junta de las 8:30 AM. Esta semana, tu empresa lanza un nuevo producto, y todos han trabajado arduamente. El momento es el ideal, las finanzas están muy bien, muchos clientes están comprando o en lista de espera –y por si fuera poco–, este lanzamiento va a llevar el giro social de tu empresa a otro nivel, ayudando a muchas personas que lo necesitan. 

Para rematar, ese fin de semana te vas a una escapadita a la playa, y aunque estarás al pendiente y trabajarás un poco, te vas tranquila/o sabiendo que tu empresa se queda en las manos de tu gran equipo de trabajo… pero en eso, suena la alarma, y te despiertas. 

Soñar con tener un negocio propio y exitoso es súper fácil, pero la verdad es que no todos lo logran. Llegar a ese punto implica caer un sin fin de veces y estar preparado. Si logras aprender de los tropiezos tal vez muy pronto estarás en aquella playa.

Algunos errores al emprender:

Imaginar que va a ser fácil y rápido

If you are asking for something special, it should be hard.” Esta frase, del famoso emprendedor y pionero de contenido digital, GaryVee, básicamente describe uno de los errores más comunes: todos creen que su negocio va a dar resultados consistentes a corto plazo y que lo “difícil” NO va a ser tan difícil. 

En su artículo para Entrepreneur México, Érika Uribe, reportera especializada en negocios para dicha revista, menciona que sólo dos de cada 10 empresas sobrepasan los cinco años de vida. Además, describe cómo el tiempo en el que un negocio se desarrolla –o quiebra–, puede ir de unos meses hasta dos a cinco años, pero que básicamente su éxito depende de cómo evoluciona en las etapas de: lanzamiento, crisis y estabilidad

¿Qué les falla? Uribe comenta que aspectos indispensables como las finanzas, cuestiones administrativas o comerciales, son los rubros que más dan dolores de cabeza por una falta de preparación… o exceso de confianza. Además, si estos factores fallan en un contexto normal, imagínate cómo se pone la cosa con una pandemia global. De acuerdo al INEGI, durante el 2020, sólo el 79.19% de las micro, pequeñas y medianas empresas sobrevivieron y el 20.18% cerraron definitivamente.

Así que, mantén los pies en la tierra. Infórmate, prepárate y ahorra, sin quedarte estancada/o. Aprende aquí sobre el ciclo de vida de una empresa y aquí lo que puedes considerar para mejorar tu producto. Rodéate de gente que ha puesto su negocio y aprende de ellos; prevé y mantén una mente abierta y resiliente para lo que venga.

Creer en el ‘dinero eterno’

Un mal manejo del dinero en un negocio suele ser uno de los errores más comunes de un emprendedor, así que presta especial atención para evitarlo. De hecho, Érika Uribe también aborda este tema en su artículo y propone distintas soluciones.

Actualmente, las razones pueden ir desde malas decisiones, no “moverse” a tiempo e inclusive, que escasean los apoyos según el contexto. El INEGI reportó que, durante la pandemia, sólo el 5.9% de las empresas recibieron apoyos, mientras que el 94.1% restante no recibió algo durante el 2020. 

Entre las soluciones que expone Uribe, acceder a un crédito, tener un plan de mediano a largo plazo, así como tener en orden toda materia fiscal y legal para ser una empresa atractiva ante los inversionistas, son las que destacan. Por supuesto, un plan de negocios sólido, así como un buen pitch, también ayuda. 

Por otro lado, está la mala administración. Volviendo a la frase de GaryVee, muchos quieren todo lo bonito del éxito, pero la realidad conlleva esfuerzo. En el mismo artículo, Uribe menciona las sabias palabras de Alejandro Nava y Jaime Neftalí Martínez. El primero comenta cómo los emprendedores caen en un falso optimismo al principio, el cual los lleva a realizar malas decisiones y planes financieros, así como a creer que toda la inversión se recuperará en los primeros meses.

El segundo, Neftalí Martínez, describe que la solución a lo previo es SER REALISTA; cuidar los recursos con gran atención al detalle, aprender a hacer proyecciones financieras, administrar inventarios y tener sistemas/herramientas de medición y control. De este modo, se puede monitorear cómo van los ingresos y egresos, y así evitar un descontrol en los gastos.

También es importante proyectar un plan de ventas racional, en el que prestas especial atención al cliente y tu nicho, en lugar de clavarte tanto en el producto. Si te enfocas en lo que tu consumidor necesita, lo podrás plasmar sin problema en lo que vendas.

Querer correr antes de aprender a caminar

El empresario de origen japonés y colombiano, Yokoi Kenji Díaz, la da al blanco en este video sobre el emprendimiento. En él expresa la importancia de tener una base sólida para lanzar un negocio y el ejemplo que da es básico: no tener deudas. También, menciona la importancia de tener siempre un “colchón” de seguridad, que en este caso serían desde estudiar y prepararse, hasta las enseñanzas que traen consigo el trabajar antes para alguien más. 

Además, referente al temido “trabajo pesado”, comenta que el problema surge cuando no se desarrolla un progreso mental, ni se tiene un propósito al cual dirigirse… ¡y tiene sentido! Si haces las cosas por hacerlas –o peor aún–, si ni siquiera te late mucho el negocio que emprendiste, cuando las cosas se pongan difíciles, no vas a querer dar tu 100%. Este es uno de los errores más comunes de un emprendedor que, definitivamente, no quieres cometer. 

Pensar en que puedes hacerlo sola/o

Puede sonar muy cliché, pero invertirle tiempo en buscar –y preparar– a los socios, empleados o equipo de trabajo ideales para tu negocio, es lo mejor que puedes hacer para asegurar el éxito en un futuro.  Créenos, ¡hasta el networking puede marcar la diferencia! 

La empresaria Bárbara de la Rosa plantea en este artículo para Excélsior, que buscar y forjar un buen equipo de trabajo da un respaldo, especialmente en tiempos difíciles; enriquece al negocio, pues cada persona aporta cualidades únicas que suman, por lo que es importante darles su tiempo y espacio; se fomenta la confianza y sentido de seguridad en el ambiente laboral, y por último, se puede potencializar el crecimiento del negocio. 

Además, comenta que para ser verdaderamente un líder, hay que traer balance e inteligencia emocional a la mesa.

Fallarle por las prisas

Bill Gross, fundador de Idealab en 1996, es un pionero en el mundo del emprendimiento. En su TED Talk, expone cinco factores que llevan al éxito: Ideas, Equipo, Modelo de negocio, Funding (fondos) y el Timing (momento).

Al hacer su análisis y comparar entre los éxitos y fracasos de sus empresas, así como de otras más incluyendo a grandes como Uber y airbnb, llegó a una conclusión que debes considerar en tu propio camino: el Timingese momento en el que decides lanzar tu empresa, producto o servicio–, determinará el éxito o fracaso

Si tu público, nicho, el contexto del mercado, así como las condiciones para hacer crecer tu negocio, NO están listos, lo más probable es que la pases mal. De lo contrario, al tener estos factores a tu favor, y lanzar en ese momento, le podrás dar en el blanco a una necesidad actual.

Entonces, ahí los tienes. Errores hay muchos, y la lista puede ser eterna, pero aquí te presentamos los cinco más comunes, y que sin duda, te ayudarán a tomar conciencia… ¡y acción! 

Si buscas más consejos sobre cómo llevar con éxito un negocio, o si quieres aprender sobre las herramientas digitales más populares para su administración y difusión, no dudes en explorar el resto de artículos en nuestro blog. También, contrata el primer CRM para ventas en WhatsApp, a través de nuestra página

¡Gracias por tu tiempo!

Deja un comentario